jueves, 13 de enero de 2022

¿MORDERSE LA LENGUA O LIBERTAD DE EXPRESIÓN?

 Darío Villanueva

Exdirector de la Real Academia Española

Modera: Pío  García,  Periodista del diario La Rioja

Miércoles, 26 de enero de 2022, 19:00 h

 Centro Cultural Ibercaja. Portales, 48 . Logroño

 

 “Tienes razón, pero eso no puede decirse en voz alta”. Esta expresión coloquial es cada vez más
frecuente y síntoma de que una nueva censura se ha instalado en la sociedad y en la democracia
actual.


Algunos filósofos han descrito la situación actual como una neo- inquisición donde quien se sale del
pensamiento políticamente correcto es aniquilado, no de forma cruenta, pero sí de modo incruento en una muerte civil en la que pierde sus derechos, entre ellos los laborales si ejerce en el terreno de la docencia, el periodismo o cualquier otra actividad pública. 


 ¿Corre peligro la democracia actual? Si así fuera, el enemigo no es un poder externo físico, sino
más bien unas determinadas corrientes que se han interiorizado y que generan una autocensura.

Como ya anticipó A. Huxley, autor de Un mundo feliz, que en el futuro -nuestro presente- los
métodos de control externos serían sustituidos por manipulaciones sibilinas, inconsciente en
muchos casos, que afectan al modo de pensar y hablar de la sociedad. Nadie querría ser excluido
de lo que la opinión mayoritaria acepta como verdadero. 

La verdad ya no consiste en decir o pensar aquello que se corresponde con la realidad, sino lo que se adecúa con un relato previamente establecido como verdadero a fuerza de repetirlo
y cargarlo de emociones.

La democracia se ha convertido en una “emocracia”, donde las emociones, los
sentimientos de determinados colectivos, supuestamente víctimas de prejuicios sociales, se convierten en la norma suprema de censura, aunque las expresiones sean realizadas sin intención de herir.

 

Existe una nueva censura cuyos inquisidores no tienen muchas veces una realidad sólida, como los partidos, las ideologías o los Estados, sino que en consonancia con la sociedad líquida – ya más bien gaseosa-, está en el ambiente cultural, pero no por ello es menos destructiva y temible. 

Tendremos la ocasión de reflexionar sobre esta amenaza de la libertad y de la democracia con Darío Villanueva, catedrático emérito de la Universidad de Santiago de Compostela y exdirector de la Real Academia Española, autor del reciente libro Morderse la lengua: corrección política y posverdad.
Algunas cuestiones que nos planteamos.

• ¿Cómo se ha instalado esta nueva censura en nuestros días? 

• ¿Supone una amenaza real a nuestras libertades y a la propia democracia?

• ¿Debemos mordernos la lengua? 

• ¿Cómo mantener la dignidad de pensamiento y la libertad en un ambiente tan sofocante y hostil?

• ¿Se puede imponer un determinado lenguaje incluso contra la realidad y las normas lingüísticas?