miércoles, 11 de diciembre de 2019

LOS RETOS DE LA UNIÓN EUROPEA Y LOS DESAFÍOS ACTUALES:

NACIONALISMOS Y POPULISMOS

JUAN CARLOS RODRÍGUEZ IBARRA
Expresidente de Extremadura

11 de diciembre de 2019  a las 19:00
Salón Ibercaja , Portales 48
Logroño

Presenta y modera José Luis Prusén
Director del periódico La Rioja.

Vivimos un tiempo que algunos autores denominan "un recodo de la historia", similar a otras épocas en las que las estructuras sociales y las civilizaciones parecen cambiar de rumbo o al menos perder la estabilidad de décadasanteriores. Esto afecta a todos los ámbitos sociales, culturales y políticos, dando lugar a una sociedad líquida, en palabras de Bauman. 

Algunas características de nuestra sociedad son realmente nuevas: una aceleración histórica en la que es difícil prever qué ocurrirá en la próxima década. La globalización supone una movilidad y una pérdida de las fronteras tradicionales y
un contacto permanente de razas y culturas. La sociedad de la información ofrece grandes  posibilidades, pero también enormes peligros y amenazas como hemos visto en otras ocasiones.


En su concreción política la Unión Europea es un maravilloso e irrenunciable logro al que los españoles nos integramos tras un largo periodo de espera. El ingreso de España en la Unión Europea nos homologó democráticamente con el resto de países a los que queríamos parecernos.

Sin embargo, vuelven a brotar algunos peligros que creíamos ya desterrados y que estuvieron en la base de los dos grandes conflictos mundiales que marcaron tristemente el siglo XX: el nacionalismo y el populismo.

Ambos son una amenaza, especialmente en Europa cuna de la civilización occidental
y por tanto de los derechos humanos y del mayor grado de bienestar que jamás haya conocido la humanidad.


Las generaciones de la primera mitad del siglo XX hicieron dos guerras mundiales o dos guerras civiles. Los europeos nos sentimos profundamente orgullosos de haber convertido a una Europa en guerra, en una Europa alrededor de un proyecto común que ha supuesto una historia de éxitos incontestables.




Constatamos que hoy Europa vive en horas bajas. ¿Qué piensa hacer la generación de la primera mitad del siglo XXI frente a eso?Los ciudadanos estamos esperando a que alguien nos emocione, nos entusiasme, nos inspire, que nos cuente para qué queremos ser europeos. Y una vez que sepamos para
qué queremos Europa, habrá llegado el momento de saber qué haremos, y conquién lo haremos.


En medio de la aceleración y de lahipertrofia informativa, conviene reflexionar sobre estas amenazas y, en la medida de lo posible, buscar y proponer soluciones que no dependen sólo de la clase política, sino también de la madurez y responsabilidad de toda la sociedad que es quien, en definitiva, elige los políticos.


Tríptico